MADELEINES DE ZANAHORIA Y CHOCOLATE -Reto Dis-Fruta

MADELEINES DE ZANAHORIA Y CHOCOLATE– Reto Dis-Fruta

DSC_4168_resized-01

Sé que os prometí publicar esta receta  a principios de semana pero de verdad que me ha sido imposible. Estoy de obras y mudanza y los días se me pasan volando entre pintores, compras en Ikea, etc…hay tantas cosas por decidir cuando tienes casa nueva!

Bueno, a lo que íbamos, yo sigo con mi racha de hacer postres franceses, en el otro blog en el que colaboro, La Chocolaterapia, ya he publicado dos recetas de dulces franceses: los calissons y los financiers…y ahora les toca el turno a las madeleines. No sé qué me ha dado por los pastelitos franceses, pero es que son tan monos y ricos todos!

DSC_4159_resized-01

Las madeleines son muy parecidas a nuestras magdalenas, pero en lugar de usar aceite para hacerlas se usa mantequilla avellanada (beurre noisette) y se hornean en estos moldes con cavidades en forma de concha. Hay varias regiones de Francia que se atribuyen el origen de estas preciosidades. Los de la región de Lorraine, Commercy, dicen que fue Madeleine Paulmier, sirvienta de la marquesa Perrotin de Baumont, que las hizo por primera vez en 1755 para el rey Stanislas que en este entonces cazaba por la región. Parece que al rey le gustaron tanto que les puso el nombre de la sirvienta. En cambio, los lemosines dicen que las magdalenas surgieron mucho antes, cuando empezaron las peregrinaciones a Santiago de Compostela, y que en ese entonces una chica llamada Madeleine ofrecía bizcochitos horneados en conchas de vieira en honor a los pelegrinos. De ahí la forma que tienen. Como sea son unos dulces emblemáticos de toda Francia y mundialmente conocidos y consumidos. También todo el mundo conoce el pasaje de la novela “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust en el que dedica todo un párrafo a describir los estímulos evocadores que le produce el comerse una madeleine con un té.

DSC_4155_resized-01

DSC_4164_resized-01

En fin, son unos bocaditos perfectos para acompañar un té o un café y esta receta que os traigo queda súper tierna y con el toque de la zanahoria ya las especias están deliciosas. A mí el carrot cake me encanta, y como este mes la fruta/verdura escogida para el Reto Dis-Fruta de Lidia de Nunca es demasiado dulce era la zanahoria, pensé que hacer unas madeleines de carrot cake sería un acierto. Y así ha sido, nos han encantado a todos los que las hemos probado. Además, bañé algunas con chocolate negro y con leche y quedaron todavía más ricas. En la elaboración os cuento todos los detalles de cómo hacerlo.

DSC_4166_resized-01

INGREDIENTES: (salen unas 40 madeleines pequeñitas, del tamaño que veis en las fotos)

  • 125 g de mantequilla
  • 140 g de harina de uso común
  • 4 g de impulsor química
  • Tres huevos L a temperatura ambiente
  • 140 g de azúcar blanquilla
  • un pellizco de sal
  • una pizca de canela, nuez moscada, jengibre en polvo
  • 100 g de zanahoria pelada y rallada
  • 100 g de chocolate de cobertura negro o con leche

ELABORACIÓN:

  1. Lo primero que haremos es preparar la mantequilla avellanada o “beurre noisette”. Simplemente ponemos la mantequilla en un cazo al fuego a temperatura media y esperamos a que se funda por completo. Vamos revolviendo y cuando veamos que se empieza a poner de color dorado y huele a frutos secos, la retiramos del fuego, la colamos y reservamos para que se enfríe un poco.
  2. Ahora limpiamos, pelamos y rallamos las zanahorias y reservamos.
  3. Tamizamos la harina con la levadura Royal, las especias y la sal y reservamos.
  4. Ponemos los huevos con el azúcar en el bol de nuestra batidora y batimos a velocidad alta hasta que tripliquen su volumen y estén bien blanqueados y espumosos. Nos tomará unos 10 minutos.
  5. Paramos la batidora y agregamos la harina de golpe, pero la integramos con una espátula con movimientos envolventes, con cuidado para que no se nos bajen los huevos.
  6. A continuación integramos la mantequilla avellanada.
  7. Finalmente agregamos la zanahoria.
  8. Ahora, el secreto para que las madeleines queden bien esponjosas y suban es refrigerar la masa en la nevera al menos durante una hora, y si queréis de un día para otro y las horneáis al día siguiente. Desayuno recién hecho y espectacular.
  9. Precalentamos el horno a 200ºC y mientras tanto llenamos las cavidades de nuestro molde en forma de concha con una cuchara o manga pastelera si os es más cómodo. Yo he usado un molde de silicona que compré en el Lidl hace tiempo, parecido a este, que tiene las cavidades muy pequeñitas y para llenarlas con una cucharadita de postre de masa ya es suficiente.
  10. Horneamos unos 8-10 min o hasta que veamos que están doraditas por arriba.
  11. Dejamos enfriar unos minutos dentro del molde y después las sacamos y dejamos que se acaben de enfriar encima de una rejilla.
  12. Para el baño de chocolate, simplemente utilizamos de nuevo el molde de silicona vacío, ponemos un cuadradito o grageas de chocolate negro o con leche, introducimos en el horno apagado y con el calor residual el chocolate se fundirá. Durante este tiempo las madeleines ya se habrán enfriado, las volvemos a colocar en las cavidades del molde, encima de chocolate fundido, presionando y un poco, y las metemos en la nevera una media hora. Las sacamos de la nevera y desmoldamos. Y ya tenemos las madeleines bañadas sin ensuciar casi nada.

DSC_4169_resized-01

Qué os parece? A qué son bonitas, ricas y deliciosas?

DSC_4166_resized-01

20180521_212638-01

Animaros porque ya veis que son muy sencillas y son un éxito total siempre. Su tamaño pequeñito las hace súper tentadoras y el baño de chocolate les da un toque especial, verdad?

DSC_4167_resized-01

Bueno, espero que os hayan gustado, y qué me decís de mis peonias? Me encantan estas flores, son tan fotogénicas!!

Podéis ver el resto de propuestas del reto con zanahoria aquí.

Besos,

Laura

Laura Navarro

2 Comentarios

  1. Lidia_ Nunca es demasiado dulce 28 mayo, 2018 Responder

    Son super bonitas Laura!! Me ha gustado mucho tu propuesta, muy original y a la vez deliciosa!! Muchas gracias por participar. BEsos

  2. Bea, Sweet Cookies 13 junio, 2018 Responder

    cuantas ganas les tengo yo a estas delicias, pero siempre hay otro molde que comprar, vamos excusas, que el proximo tiene que ser este y me quedo con tu receta, que me encanta, ah y lo de la casa nueva, yo llevo año y medio en la mia y aun tengo cosas por hacer, vamos que no se acaba nunca jejeje feliz y dulce día, bss

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*