TARTA TATIN

TARTA TATIN DE MANZANA

Hola dulcer@s!

Le he cogido el gusto a publicar en el blog los lunes, y como ya sabéis los que me seguís por Instagram, este fin de semana he hecho una Tarta Tatin y como muchos me habéis pedido la receta, aquí la tenéis.

La Tatin es una tarta muy sencilla, pero no por eso menos excepcional. Para mí es una delicia porque me encanta el sabor de las manzanas caramelizadas combinadas con el crujiente de la masa brisa. Antes solía hacerla muy a menudo, pero ahora con tanta tarta y tantos encargos la tenía un poco olvidada y ayer me levanté con antojo de Tatin. Tenéis que hacerla, de verdad, si la coméis un poco tibia con un chorrito de crema de leche es una maravilla para el paladar.

20180122_123322

Os voy a contar un poco la historia de esta tarta, seguro que muchos ya la sabéis, pero me gusta contarla porque es muy interesante como a veces, gracias a un error, salen cosas maravillosas. Se atribuye la creación de esta tarta a unas hermanas francesas de apellido Tatin que regentaban un pequeño hotel en el centro de Francia a finales del siglo XIX. Dicen que una de las hermanas por un despiste caramelizó demasiado unas manzanas para sus huéspedes, y para reparar el error decidió cubrirlas con una capa de masa brisa y hornearlas. Y así nació la tarta Tatin. Su peculiaridad es que primero se caramelizan las manzanas en una sartén o molde de hierro en el fuego y después se cubren con una capa de masa brisa y se hornea. Es una tarta al revés, para decirlo de algún modo, una vez horneada y todavía caliente se da la vuelta al molde a modo de tortilla de patatas, y se sirve con las manzanas arriba.

20180122_122733

Con esta receta también participo en el concurso de un lote de productos Emile Henry que organiza Claudia&Julia a través de su blog, podéis verlo aquí. Y pasaros a ver la tienda on-line de Claudia&Julia porque tienen maravillas y todo escogido con mucho mimo. Me encanta el servicio y la calidad que dan.

Mis recomendaciones principales para hacer la Tatin son:

  1. Usar manzanas de la variedad Golden, que no sean ácidas.
  2. Esparcir con los dedos la mantequilla fría de tal forma que quede toda la basa de la sartén o molde cubierto, formando una capa como de 1 milímetro de mantequilla. Yo os pongo 100 gr de mantequilla, pero de hecho yo lo hago a vista, voy poniendo y aplastando la mantequilla hasta que cubro toda la sartén
  3. Con el azúcar lo mismo, yo os pongo 200 gr, pero lo que hago es cubrir toda la capa de mantequilla con otra capa de azúcar como de 1 mm, a vista.
  4. Cortar las manzanas en trozos grandes, yo hago 4 cortes de cada manzana, y colocarlas sobre la capa previa de mantequilla con azúcar con la parte redonda hacia abajo y bien apretadas
  5. Dejarlas a fuego medio sin moverlas, hasta que veáis que se ha formado un caramelo dorado y que están bien blanditas
  6. Yo uso una sartén de esas que tienen el mango extraíble, así puedo cocinar las manzanas en la vitro y después le quito el mango y la meto al horno. Pero lo podéis hacer también con algún molde de hierro o de cerámica que tengáis que se pueda poner al fuego o con esta maravilla de molde de Emile Henry que es específico para la Tatin, lo podéis ver aquí…ojalá tuviera yo uno…
  7. Hacer la masa brisa casera una hora antes, porque debe enfriarse en la nevera al menos una hora. O bien usar masa comprada, que es más rápido pero no tiene ni punto de comparación
  8. Desmoldar en caliente, con cuidado de no quemaros con el caramelo que se puede salir por los lados. Pero no dejéis que se enfríe para desmoldar porque el caramelo se solidifica y se quedan todas manzanas pegadas al molde o sartén.
  9. Comer tibia, con un chorrito de crema de leche (o nata líquida) por encima, o bien con una bola de helado de vainilla

20180122_123150

Bueno, vamos con la receta:

INGREDIENTES: (para una tarta de unos 18 cm)

Para la masa brisa (masa quebrada o pâte brisée):

-150 gr de harina de todo uso

-1 cdta de azúcar

-1/2 cdta de sal

-115 gr de mantequilla fría

-60-80 ml de agua bien fría

Para las manzanas caramelizadas:

-4 o 5 manzanas Golden (según tamaño)

-100 gr de mantequilla fría de la nevera

-200 gr de azúcar blanquilla

-un poco de canela

ELABORACIÓN:

  • Primero prepararemos la masa brisa mezclando la harina, la sal y el azúcar con la mantequilla fría en un procesador de alimentos. Yo lo hago con el accesorio pala de la Kitchen Aid unos 30 segundos. Tenemos que conseguir que queda una mezcla arenosa, con trozos de mantequilla sin integrar. Entonces añadimos el agua bien fría y mezclamos un poco más, no mucho, sólo hasta que tengamos una masa unida. Si veis que está muy arenosa añadid un poco más de agua, debe quedar pegajosa pero integrada. Hacemos una bola, la envolvemos con papel film y a la nevera una hora. Un truco es en lugar de enfriar en forma de bola, lo podemos hacer en forma de disco, así se enfría más rápido y es más fácil de estirar después con el rodillo.
  • Pasada la hora de reposo en frío de la masa, empezamos con las manzanas. Lavamos, pelamos y cortamos las manzanas en gajos grandes. Disponemos la mantequilla y el azúcar en la sartén como os he comentado en los tips al principio del post. Si os gusta la canela podéis añadir encima del azúcar una cucharadita.
  • Caramelizamos las manzanas a fuego medio unos 20-30 minutos o hasta que veamos que se ha formado un caramelo dorado y que las manzanas están bien blanditas
  • Sacamos la masa brisa de la nevera, enharinamos un poco la superficie de trabajo y el rodillo, y la estiramos formando un círculo fino, de medio centímetro más o menos, y de manera que cubra todo el diámetro de nuestro molde o sartén.
  • Precalentamos el horno a 180 ºC.
  • Sacamos las manzanas del fuego y ponemos la masa brisa con cuidado por encima, apretando bien en los bordes y doblando el exceso hacia dentro.
  • Hacemos un agujero en el centro de la masa para que pueda salir el vapor una vez en el horno
  • Metemos la sartén o molde en el horno, acordaros de sacar el mango o de usar una sartén toda de hierro, y dejamos entre 20-30 minutos o hasta que veamos que la masa brisa está bien dorada
  • Retiramos del horno y desmoldamos en caliente

 

20180122_123021

Esta es la receta que hemos hecho en casa toda la vida, no sé de dónde la sacó mi madre pero a mí me funciona de maravilla.

No hace falta que os diga que podéis cambiar las manzanas por peras, o por plátano, o por alguna fruta que queda bien al caramelizarla, una vez la hice con mango y también quedó de rechupete.

Bueno, espero que os haya gustado y que os animéis a hacerla. No os puedo explicar la satisfacción que produce comerse un trozo de esta tarta con un café o té bien caliente en estas tardes oscuras y frías que está haciendo estos días, es muy reconfortante, os lo digo yo.

Besos,
Laura

Laura Navarro

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*